El Tribunal Supremo ha modificado su doctrina en una reciente sentencia y ha declarado que es incompatible la pensión por gran invalidez con el trabajo a tiempo completo de un trabajador en la ONCE.

El Tribunal Supremo (TS) ha reiterado su doctrina sobre la compatibilidad entre la incapacidad absoluta o la gran invalidez y el trabajo puntual.

En una reciente sentencia, la STS n.º 544/2024 del 11 de abril de 2024, ECLI:ES:TS:2024:1996, se ha pronunciado sobre la viabilidad de la pensión de gran invalidez en relación con el empleo a tiempo completo, incluyendo el trabajo en la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE).

La decisión del tribunal establece que la pensión de gran invalidez resulta incompatible con el desempeño de un trabajo a tiempo completo, incluso en el caso de una entidad como la ONCE.

Fundamentos de la decisión:

  1. Interpretación legal: El artículo 198.2 de la Ley General de la Seguridad Social establece que las pensiones de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez no impiden el ejercicio de actividades compatibles con el estado del incapacitado, siempre y cuando no representen un cambio en su capacidad laboral.

  2. Naturaleza de las actividades compatibles: El TS sostiene que las actividades compatibles deben ser marginales y de poca importancia, no sujetas a alta ni cotización en la Seguridad Social. Estas labores deben ser residuales y limitadas, no constituyendo un sustento regular de ingresos.

  3. Cambio de criterio: Aunque jurisprudencia previa había admitido la compatibilidad de la gran invalidez con el trabajo por cuenta ajena, el TS ha reconsiderado este criterio. Ahora, establece que la compatibilidad se restringe a trabajos marginales, alineándose con la finalidad de las prestaciones de la Seguridad Social de subsanar situaciones de necesidad.

  4. Revisión del sistema de incapacidades: La sentencia subraya la necesidad de replantear el sistema de incapacidades para enfocarse en potenciar las capacidades de las personas con dificultades laborales, en lugar de compatibilizar las rentas del trabajo con las prestaciones públicas.

En resumen, el TS delimita claramente los límites entre la gran invalidez y el trabajo puntual, estableciendo que solo son compatibles actividades marginales y de poca importancia que no comprometan la capacidad laboral del incapacitado. Esta decisión marca un cambio de rumbo en la interpretación jurisprudencial y destaca la importancia de revisar los mecanismos de reinserción socio-laboral para las personas con discapacidades.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.